Drenaje Linfático

Más del 60% de nuestro cuerpo es de naturaleza líquida. Las celulas de nuestros tejidos se hayan rodeadas de líquido intersticial que posibilita su nutrición y la eliminación de residuos. Sólo el Drenaje Linfático Manual (DLM) puede vaciar activamente los estados de encharcamiento, hinchazones o edemas cuando su causa reside en problemas de circulación linfática.

 

Gracias al drenaje linfático podrás:

  • Obtener un efecto drenante
  • Producir un efecto sedante sobre tu sistema nervioso
  • Beneficiarte de sus efectos defensivo-inmunitarios

Indicaciones:

  • Linfedema congénito o adquirido
  • Edemas linfoestáticos.
  • Edemas postoperatorios (estética, liposucción….)
  • Edemas de origen traumático, esguinces, operación de rodilla, cadera
  • Varices
  • Celulitis
  • Úlceras de decúbito
  • Cicatrices
  • Y mucho más

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es el aumento de volumen crónico y progresivo de una parte o varias del cuerpo debido a la acumulación en la zona intercelular de un líquido, la linfa, que no puede circular por fallos en el sistema linfático.

 

Los síntomas más apreciables son:

  • Aumento de volumen en la parte afectada.
  • Pesadez.
  • Piel tensa.
  • Edema…

Estas alteraciones producen, entre otras, las siguientes repercusiones:

  • Alteraciones en la movilidad general.
  • Alteración de la imagen corporal.
  • Asimetría física.
  • Problemas de autoestima.
  • Miedo al rechazo…

Con una cuidada metodología de sesiones el grado de volumen de los linfedemas disminuye considerablemente.

Los linfedemas se pueden presentar por distintos motivos como son:

  • Razones Genéticas.
  • Traumatismos.
  • Extirpación de ganglios linfáticos: Mastectomía.
 
Scroll al inicio